Sábado, 24 de Agosto del 2013

Regístrate

ROSA MARIA PALACIOS EN VIVO - En el mismo punto -
PRÉNDELO
Hace 6 días

  • Culminó el 17 Festival de Cine de Lima y aquí presentamos nuestra reseña de ‘Viaje a Tombuctú’, la ópera prima de Rossana Díaz Costa que estremeció a todos los asistentes de sus tres funciones, contando la historia de amor entre Ana y Lucho a lo largo los convulsos años ochenta, cuando los sueños de toda una generación se vieron truncados para siempre por el terrorismo. 

El cine es una de las más agradables fuentes de entretenimiento del mundo, pero también es un vehículo incomparable capaz de recuperar nuestra memoria colectiva para mostrarnos quiénes fuimos y qué cosas nos ocurrieron en el pasado, ayudándonos a entender quiénes somos ahora y por qué lo somos. ‘Viaje a Tombuctú’ es la demostración palpable y contundente de esta gran verdad.



Miércoles 14 de agosto, 7:30 p.m. Era el sexto de los nueve días que comprendía el 17 Festival de Cine de Lima y por fin se estrenaba ‘Viaje a Tombuctú’, la ópera prima de la directora peruana Rossana Díaz Costa. Durante la escena final de la película, cuando Andrea Patriau mira por el ventanal del aeropuerto de Lima todo lo que está a punto de dejar atrás antes de viajar a Europa, el silencio en la sala era tan absoluto que hubiera podido oírse la caída de un copo de algodón. En ese rostro podía verse una desgarradora gama de emociones que todos los que crecimos en los años ochenta comprendíamos a la perfección: los sueños rotos, la juventud destrozada, las ilusiones perdidas, todo ello desencadenando la gran pregunta que la protagonista le dirige al público cuando nos mira a los ojos directamente, suplicando por una explicación. La ovación que recibió ‘Viaje a Tombuctú’ en la noche de su estreno fue estruendosa, franca y emocional, y esa ovación también fue la respuesta a la necesidad que sentimos muchos peruanos de que el cine nacional siga explorando nuestro pasado, al rescate de todo lo que nos tocó vivir, porque ese rescate siempre será una enseñanza para los jóvenes de hoy



Esta notable película peruana ha sido producto del esfuerzo sostenido de su directora, la cineasta y escritora Rossana Díaz Costa, quien desde el año 2005 empezó a revelar fragmentos de la trama de su ópera prima cuando publicó su excelente libro de cuentos ‘Los Olvidados (no los de Buñuel, los míos)', sembrando la semilla de esta memorable ficción cinematográfica. Dicho libro, lleno de nostalgia y repleto de referencias cinematográficas, nos presentó hace ocho años el germen de ‘Viaje a Tombuctú’. Allí aparece la familia que protagoniza la película, allí se recupera el ambiente arcádico de La Punta en los años ochenta, allí conocemos por primera vez a la mamamama (la abuela)  y el tatatata (el abuelo), quienes fueron magistralmente interpretados por Élide Brero y Enrique Victoria en ‘Viaje a Tombuctú’. Y en ese libro también figura un cuento que su autora, la escritora Rossana Díaz, decidió eliminar en la reedición que publicó en 2009, para no estropear la trama de la película que Rossana Díaz, la directora de cine, venía preparando desde el 2007.



Lo cierto es que Rossana Díaz Costa es una de las mejores escritoras peruanas de mi generación, sus relatos han sido publicados en numerosas antologías del Perú y el extranjero y, recientemente, ella fue señalada por el respetado crítico peruano Ricardo González Vigil como una de nuestras más importantes narradoras. Es importante señalar esto para entender y apreciar en su justa medida el estupendo guión de ‘Viaje a Tombuctú’, que cuenta de manera directa, sencilla, honesta y nada pretenciosa la historia de amor entre Ana y Lucho a lo largo de una de las décadas más convulsas, violentas y sangrientas que se han vivido en el Perú. 




Si el libro de Rossana Díaz estaba lleno de referencias cinematográficas, su película tiene una referencia literaria absolutamente vital y certera, que radica en el rescate de la obra poética del gran Luis Hernández Camarero, cuyos poemas trazan un puente que puede servirnos para entender a fondo todo lo que la película nos cuenta. Yo he sentido que el personaje de Lucho está inspirado de alguna manera en Luis Hernández, pues Lucho también es un poeta y, en todo caso, Lucho es muy parecido a Billy The Kid, ese personaje de Luis Hernández cuya presencia podemos palpar claramente en ‘Viaje a Tombuctú’, de principio a fin.



Como la película abarca diez años, Rossana Díaz Costa tuvo que apelar a dos elencos: uno infantil y otro juvenil. En la película vemos cómo se conocen Ana y Lucho cuando son niños en La Punta y sueñan con viajar a Tombuctú, la cuna del 'blues', la mítica ciudad de los 333 santos situada en la república de Mali, en África, y que es mencionada en muchas películas clásicas como un destino remoto y soñado, donde es posible alcanzar la felicidad. La metáfora del viaje a un lugar lejano e ideal como Tombuctú está presente a lo largo de toda la película, pero esta peregrinación pasa de ser una búsqueda del paraíso soñado a convertirse en la necesidad de abandonar el Perú para librarse de la violencia de los años ochenta. Toda la película puede verse como una metáfora del paraíso perdido de la infancia. Gracias a las actuaciones de estos dos niños, interpretados inolvidablemente por Matilda Martini y Flavio Espinoza, asistimos al nacimiento de una amistad que se convertirá en amor con el paso de los años, cuando aparecen en pantalla los actores Jair García y Andrea Patriau, sobre cuyos hombros recae la enorme responsabilidad de transmitirnos toda la carga emocional de ‘Viaje a Tombuctú’. Sus actuaciones son realmente destacables, convincentes y absolutamente honestas, y me atrevo a decir que ambos alcanzan momentos de auténtica genialidad: Andrea Patriau lo hace en la escena cumbre, con esa mirada final que arrancó lágrimas a toda la audiencia de 'Viaje a Tombuctú' en las tres funciones a las que asistí; y Jair García lo logra creando un personaje carismático y entrañable, cuya alegría es destrozada por la violencia insana de esos días. La química entre ambos ha sido uno de los grandes factores del éxito de esta gran película peruana, ya que han creado una de las parejas más memorables en la historia del cine nacional. Sinceramente dudo que pueda olvidar jamás la historia de Ana y Lucho, y eso se debe en gran medida a las magníficas interpretaciones de Andrea Patriau y Jair García, quienes fueron descubiertos por Rossana Díaz y cuyas actuaciones son la columna vertebral de ‘Viaje a Tombuctú’.



La necesidad de registrar los sucesos de esos días para fijarlos en la memoria es una constante en ‘Viaje a Tombuctú’. El tatatata, por ejemplo, se la pasa anotando en una libretita todas las víctimas de cada atentado terrorista; Ana filma a sus familiares y amigos en todo tipo de situaciones; Lucho graba cassettes para su amada, registrando toda la música que escuchamos en los ochenta, porque la música también era entonces una vía de escape, una especie de pasaje a Tombuctú. Es por ello que la música es tan importante en esta película, que tiene uno de los ‘soundtracks’ más impresionantes que se haya visto jamás en una película peruana, porque además de un huayno y una ópera, incluye canciones emblemáticas de los ochenta como ‘Nada Personal’ de Soda Stereo, ‘Pasajera en Trance’ de Charly García, ‘La Estatua del Jardín Botánico' de Radio Futura, ‘Un Lugar’ y ‘Oirán Tu Voz, Oirán Nuestra Voz’ de  Leusemia; ‘Nocivo el Aire’ y ‘Espejo Quebrado’ de Voz Propia; ‘Personalidad’ y ‘Piloto Adolescente’ de JAS; así como ‘Fuego’ de Menudo y ‘El Pequeño Refugio’ del gran Daniel F. quien creó esta canción exclusivamente para ‘Viaje a Tombuctú’. Por último, tenemos ‘Canary Bay’  y ’A l'assaut’ de Indochine, la banda francesa que ha expresado públicamente su admiración incondicional por ‘Viaje a Tombuctú’. 



Mención aparte merece la música creada por Abraham Padilla para ‘Viaje a Tombuctú’, ya que gracias a ella la película nos guía por una gama de sentimientos que van desde la inocencia de un beso infantil hasta el abismo de una juventud quebrada para siempre por la violencia. Ese piano tierno y desgarrador ha quedado grabado con fuego en mi memoria, y me bastaría escuchar unos acordes de las composiciones de Abraham Padilla para recuperar todo lo que he vivido y revivido viendo ‘Viaje a Tombuctú’, que más allá de ser una gran película peruana, es un esfuerzo titánico, sincero y transparente por recuperar algunos de nuestros recuerdos más dolorosos, una manera tierna de poner el dedo en la llaga para recordarnos que en nuestro país han ocurrido cosas terribles que no debemos olvidar. 



Ahora, cuando ‘Viaje a Tombuctú’ por fin ha visto la luz para la audiencia que colmó todos los asientos en sus tres únicas funciones, puedo asegurarles que quienes tuvimos la suerte de verla estamos absolutamente convencidos que se trata de un acontecimiento cultural, sin duda alguna es una de las películas peruanas más importantes de los últimos años, un film que cuenta una historia con la que muchos peruanos nos podemos identificar fácilmente, una obra que no sólo tendrá éxito comercial cuando sea estrenada para el público masivo, si no también éxito internacional cuando empiece sus giras, pues toca temas con los que el público de muchos países podrá sentirse identificado, debido a que su trama es universal y lo suficientemente auténtica como para tocar las fibras más sensibles de cualquier ser humano del planeta. Es un motivo de celebración saber que en el Perú se están haciendo películas tan buenas como ‘Viaje a Tombuctú’. Y ello se lo debemos a Fernando Díaz y Julieta Graffigna (los productores argentinos sin cuya ayuda hubiera sido imposible terminar esta película); a la impecable edición de Eric Williams; a la fotografía de Gabriel Di Martino (cuyos tonos naranjas y azules son lo más certero que he visto en años); a la dirección de producción de Eliana Illescas; a la dirección de arte de Guillermo Palacios Pomareda; a la edición de sonido de Omar Pareja y a todo el elenco de esta imprescindible película peruana. Y muy especialmente, la alegría de saber que en el Perú es posible hacer una película tan buena como ‘Viaje a Tombuctú’, se la debemos a la escritora, guionista y directora Rossana Díaz Costa, sin cuyo esfuerzo, talento y dedicación jamás habríamos recuperado este capítulo de nuestra memoria colectiva, jamás hubiéramos disfrutado una película tan admirable, jamás habríamos viajado a Tombuctú.



Para finalizar, quisiera reproducir algunos de los comentarios que el público de esta gran película peruana ha expresado en las redes sociales después de verla, pues sus declaraciones son otra muestra palpable del gran éxito de esta excelente película peruana:


Acerca de VIAJE A TOMBUCTÚ, ha dicho el público...


"Una pieza irremplazable, un elegante tratamiento de tiempos y lugares".



“Todavía suena en mi cabeza el ‘soundtrack’ y todo el rock de los 80 y la imagen de los perros colgados junto con la inocencia de jugar o de fumarse un pucho. ‘Viaje a Tombuctú’ fue un gran conjunto de emociones, de realidades y de símbolos lo suficientemente amplios como para saborear el jugo de una metáfora personal”. 


“¡Qué hermosa película! Me encantó desde que inició hasta la última mirada de Ana al final de la misma. Temblé junto a los personajes en el bus y me conmovió muchísimo”. 



“Ver la película fue recordar mi niñez y adolescencia, tal cual la he pasado viviendo en La Punta desde pequeña, y exactamente el mismo sentimiento tan fuerte al vivir los momentos tan crueles en la época del terrorismo, espero que pronto esta película esté en salas comerciales, realmente merece ser vista por tantos jóvenes que desconocen esos momentos que nosotros sí hemos vivido y que nos han marcado, tal cual se muestra en la película. Me encantó y me emocionó increíblemente.”



“Gracias por lograr este momento que nos llena de emociones y nos hace vivir frente a la pantalla reconociendo lo que realmente importa y dejar por un momento los aires ajenos que soplan en cualquier dirección. Me gustaron mucho las escenas familiares y de amigos en las que se comparte sinceridad, realidad y amor, el tono nostálgico que es inevitable para los que ya vivimos y miramos atrás recordando sentimientos que estaban olvidados. En este viaje, la adversidad como absurda realidad nos hizo diferentes, nos hizo más fuertes para seguir andando con el cuchillo en la espalda, es como un sufrimiento placentero que nos revela nuestra naturaleza y nos prohíbe el engaño, nos revela y promueve estas muestras de genialidad heroicas e imparables como esta obra”.



EPÍLOGO


Al cierre de esta edición, se confirmó que 'Viaje a Tombuctú' ganó el voto del público 'online', según información oficial del Festival de Cine de Lima:


'Viaje a Tombuctú' (2013), ópera prima de la directora peruana Rossana Díaz Costa, se llevó el voto del público 'online', un espacio incluido en la web del Festival de Cine de Lima que reconoce al filme más popular del evento.


La  película destacó de entre más de 30 títulos que reunía a la Sección Oficial Ficción y Múltiples Miradas y hasta último momento competía de muy cerca a 'Rocanrol ´68' de Gonzalo Benavente.


¡Felicitaciones a Rossana Díaz Costa y todo el equipo de 'Viaje a Tombuctú'!.




ENTREVISTA A ROSSANA DÍAZ Y ANDREA PATRIAU - CHEMA A LAS 11




Noticias Relacionadas


ENTREVISTA | José Huamán Turpo 15/08/2013

"No entendieron que no miramos desde una concepción occidentalizada"

En marzo de este año se estrenó un documental peruano en Argentina: 'Inkarri, 500 años de resistencia del espíritu inka en el Perú', dirigido por José Huamán Turpo. Un trabajo hecho a manera de homenaje y puesta en valor de una cultura que se resiste [...]

Leer más
CINE PERUANO | Diálogo con los nuevos realizadores peruanos 14/08/2013

Directores Peruanos en el Festival de Cine de Lima

Hoy se realizó en el Centro Cultural de la PUCP el diálogo con los cineastas peruanos Eduardo Mendoza, director de ‘El evangelio de la carne’; Gonzalo Benavente, director de ‘Rocanrol´68’ y Rossana Díaz Costa, directora de ‘Viaje a Tombuctú� [...]

Leer más
CINE PERUANO | Estreno de la ópera prima de Rossana Díaz 07/08/2013

(Video) Trailer Oficial de Viaje a Tombuctú

Ésta es una película hecha con harto corazón. Todos los que hemos vivido la década de los 80s nos vamos a ver a nosotros mismos, caminando por las calles de Lima (o La Punta), comiendo panetón, yendo a conciertos de rock argentino, escuchando bombas y [...]

Leer más
CINE PERUANO | Cuentos Inmorales 30/07/2013

35 años de una película emblemática

El abismo cultural en el que nos hallamos sumergidos, donde algunos subproductos son elevados a la categoría de obras maestras del cine, nos obliga a rastrear en nuestro pasado en busca de ejemplos de cine peruano inteligente que nos sirvan como referente [...]

Leer más

Populares

   

Programas Lista de Programas


Populares

Agenda